viernes, febrero 22, 2013

INTENTOS DE REGISTRO - APROXIMACIONES A RAFAEL BERRIO (I)

Durante un tiempo me harté de Rafa Berrio. No de su persona, que me es muy querida, ni de su música, que es incontestable. Me harté de escribir sobre él. La gente sobre la que sólo se puede hablar bien es aburrida para la pluma. Cuando has manchado tu boca cinco veces con la expresión “obra maestra” algo pierde fuelle dentro de ti, quizá porque –bien lo sabes- el otro, aquel, tenía razón y es “forzoso considerar que la discordia es cosa ordinaria, que discordia es justicia, que todo nace de la discordia y la necesidad". O sea: que a la perfección le falta acción. En estos tratos, pues, a veces Berrio resultaba una planicie de genio tan apabullante que la discordia desaparecía. Era error mío, claro. Era pérdida de perspectiva, porque llevaba tiempo sin catarlo en vivo, creo, y donde Berrio es al final definitivo es allí.
Se me opondrá que sus recientes discos, esos con los que se ha embelesado la crítica, incluido un servidor, son la rehostia –por no usar términos literarios-. Yo estaré de acuerdo. Sin embargo, no están completos sin la experiencia de un directo que como me comentó el otro día a media voz, a mitad de segundo pase, un amigo: “es casi terapia”. Quítale el casi. Todo arte es terapia para el artista. En los casos excelentes lo es también para su público. Pero lo cierto, insisto, es que la obra de Berrio se entiende mejor después del cara a cara. Dice él de su nuevo trabajo, por ejemplo: “Considero este disco como una ópera bufa, una comedia, pero una comedia solemne, o al contrario, una cosa solemne, pero al borde de la carcajada”. Quien no lo haya visto sobre las tablas tendrá más difícil la comprensión de esa verdad. Y ahí ¡aleluya! Hay un resquicio por el que se puede criticar al autor de los dos mejores LPs españoles de los últimos tiempos (“1971” y “Diarios”, dos siameses malignos unidos por sabe Dios donde),  y así poder regresar a la discordia, amada discordia.
“Diarios” –quizá más que su antecesor, que tenía esa chanza genial y helada de “Mís amigos”- resuena tan ambicioso y tan solemne, ciertamente, que ese carácter de ópera bufa invertida queda difuminado para quien no conozca a su autor. Hace falta la distancia corta del Berrio Clown, el Berrio sardónico y suelto, algo porteño por alusiones, algo gamberro, algo navajero, algo turbio, muy punk –el del segundo pase del otro día, ya trasegado bastante oporto- para dar la talla real de ese trabajo, su alzada al tiempo majestuosa y alirrota. La mueca tras el vaso, la desolación que se confunde con una carcajada. La vida, en suma.
Y entonces se puede entender su enorme estilo y su mineral esencia. Y todo vuelve a ser perfecto.
Y yo me vuelvo a aburrir –con mi vida, me refiero-, hasta la próxima vez.

9 comentarios:

Dr. Umami Recopetín dijo...

Me cago en la puta! Menos mal que les tenemos a Maese Berrio y a usted.
Lo del siamés maligno me fascina. Es exacto. Pedazo de album "Diarios", que mascullo poco a poco para que no se me gaste. No pude bajar al foro y disfrutarlo en el cara a cara esta vez. Pero aguardo el momento en que le paseemos por las tierras donde siempre llueve, que buena falta nos va haciendo a todos.
Gravcas a ustedes por salvarnos, aunque sea un poco, de la mediocridad.

Morson Güeys dijo...

Si nos tiene que salvar Long Cowboy Swan Boully vamos aviados

Dr.Umami dijo...

Morson Hueles no seas envidioso... A este pobre hay que animarle a ver si le va a dar por Quique González u otros esperpentinos

Dr.Umami dijo...

Morson Hueles no seas envidioso... A este pobre hay que animarle a ver si le va a dar por Quique González u otros esperpentinos

Cowboy Iscariot dijo...

Citar a Quique González en el mismo post que a Berrio es como hablar de Francisco Franco en un comentario sobre "La Guerra de las Galias".

Dr. Umami dijo...

No si yo lo decía por la portada del Ruta 66...
Con mas exactitud yo diría que es como hablar de Steve Urkel en un film de Rocco Sifredi.

Cowboy Iscariot dijo...

Qué portada???

Cowboy Iscariot dijo...

Hostias... es lo que faltaba, jajajajajjajajajajajajaj

Pio Pio dijo...

Como diría su adorado Baroja "La música es un arte que está fuera de los límites de la razón, lo mismo puede decirse que está por debajo como que se encuentra por encima de ella".
Así es su música, puro punk psicológico que baila sobre los límites de la razón en un ambiente de humo de puros y vino de Saturno. Grandísimo.