martes, noviembre 08, 2011

PLAY IT LOUD... NOW

Photobucket

Inauguramos nuestra nueva sección “Los Otros”, que dirigirá nuestro heterónimo Cide Hamete Ferlinghetti y que estará dedicada a contactar con aquellos personajes del mundo de la música que no son músicos –ni falta que les hace- pero nos parecen representativos, lúcidos o directamente están tan tarados que tienen gracia. Nada mejor para arrancar con buen pie y elegancia que una fantástica entrevista con PEPE REGIDOR (en la foto), responsable de los aciertos y desmanes cometidos en PLAY IT LOUD NOW, uno de los mejores blogs de música de este país sin discusión alguna. Ahí podemos encontrar música americana de la fina fina por un tubo, enternecedores vídeos de criajos que quieren ser Townes Van Zandt e igual a la que te descuidas lo consiguen, canela rock en rama, oldies con sentimiento a flor de piel, luminosas novedades que uno, metido en su mundo oscuro, nunca hubiese olido, televisión de los estates a mansalva y ocasionales detalles sobre el único deporte que importa (el baloncesto, claro). Él nos lo cuenta. Do the net!


1- ¿Cómo surgió la idea de hacer el blog? Yo, la verdad, no recuerdo cómo ni porqué empecé el mío.

PEPE REGIDOR- Por motivos de curro, tuve que aprender a hacerlos. Un poco chorra la excusa, pero es la verdad. Luego descubrí que quedaba mejor si lo rellenabas de cosas.

2- Play it loud… now. ¿Por qué el nombre? ¿Algo que ver con el dylan de “Play it fucking loud”? El volumen, ¿mito o realidad?

P.R.- He visto ese video… no sé, miles de veces. Es cierto que Dylan se gira hacia Robbie y le dice algo, pero podría ser "play it fucking loud" o "traéme una sopa de tiburón, tronco". No hay manera de saberlo. Pero me encanta esa historia. Esa, y la del hacha de Pete Seeger en Newport, la del accidente de moto… todos esos unsolved mysteries tan legendarios. Hay una muy buena que he descubierto recientemente en boca de Tom Paxton, otro viejo songwriter del Village 60´s: al parecer, durante sus pases en el Gaslight Cafe, Dylan interpretaba alguna de sus canciones haciéndolas pasar por temas de Woody Guthrie, no al revés. Es una maniobra ultra inteligente para sugestionar a la gente y que crean que, en efecto, esa canción debe ser buena. Muy perverso esto, y claramente muy Dylan. Una de ellas era "A hard rain´s a-gonna fall".

3- ¿Es el blog el viejo fanzine renacido? ¿Son las tecnologías una manera de volver atrás pero mejor (o peor)?

P.R.- Lo peor de los blogs es que, en esencia, carecen del factor colaborativo que sí tenían los fanzines. Lo mejor es que no tengo que gastar pasta en typex. No los considero tanto un paso adelante o atrás sino una evolución razonablemente lógica comparable a la invención de la imprenta, tal cual.

4- Venimos de una generación que se crió con el papel, que recuerda cuando sólo había dos cadenas de televisión, etc… pero que también ha tomado la ola digital cuando aún tenía capacidad de reacción. ¿Somos un puente? ¿Hacia qué?

P.R.- Imagino que todas las generaciones han tenido que enfrentarse al cambio, esa entelequia tan necesaria para el progreso. Y tal como están las cosas, hasta para la supervivencia. Cada generación, como dice Tweedy, "tiende a pensar que es la última". Ahora estoy dedicado a que mis padres superen la brecha digital de la mejor manera posible. Y espero que esto sea lo último que tenga que explicarles. Se me hace muy raro tratar de enseñarle nada a mi padre.

5- Por otro lado, somos una generación a la que se nos está vendiendo nuestro propio pasado cuando aún no hemos cumplido los cuarenta… ¿Crees que eso influye, de algún modo en la música que se hace y se escucha?

P.R.- De igual manera que las chicas se casan con sus padres, nosotros sólo queremos escuchar una y otra vez la misma canción. Yo, al menos, sí.

6- Muchas de las bandas que aparecen por tu espacio son en cierto modo “retro”, te veo en una ola que comparte bastante gente, esas bandas que beben de un pasado en el que están Dylan, The Band, Neil Young, Waits, los clásicos, intentando renovarlo. ¿Crees que hay muchas que lo consiguen? ¿Cuáles y por qué?

P.R.- Renovarlo… supongo que es posible, como de hecho se puede renovar la tortilla de patatas o las berenjenas con miel al estilo de Córdoba. Pero, al igual que con estos papeos, es casi más mágico el momento en el que directamente, lo clavas. Un poco al estilo de Dawes, que son más Eagles que los Eagles. Ya imagino que el soft rock standard de corte californiano es exactamente eso, "conservador", y que no está muy bien considerado más allá de Laurel Canyon, pero me la suda lo que piensen los punkís: Dawes lo tienen.

7- Sé que te gusta el jazz. ¿Por qué no hay mas jazz en Play It Loud?

P.R.- ¿Tú sabes lo difícil que es escribir de jazz?



8- ¿Quién está más sobrevalorado, Navarro o Wilco?

P.R.- Wilco. Yo les adoro, y creo sinceramente que Tweedy es un gran tipo y un escritor excelente, pero las constantes comparaciones con The Band son del todo inexactas y producto de una visión reduccionista e ignorante del corpus musical del siglo XX. A quién de verdad se parecen Wilco -esencialmente en forma- es a Supertramp. Y a Dire Straits; las reacciones ante el solo de "Impossible Germany" son las mismas que suscitaba el solo de "Sultans of swing". Y su público usa los mismos jerseys. Por el contrario, todo lo que se diga de Navarro es poco. Y encima, el tipo fuma, ¿sabes?. Su perfomance en el rush final del Eurobasket de este año me la llevaré a la tumba. El triple de ocho metros en carrera al final de la posesión en el tercer cuarto contra Macedonía… dios santo. Recuerdo que estaba en otra ciudad que no era la mía, y me gasté un pastón en móvil escribiendo mensajes eufóricos del tipo "Navarro = Jordan" o "Navarro = Dios". Eso sí que fue un recital y no los Stones en Hyde Park.

9- ¿Es el baloncesto el deporte del Rock&Roll?

P.R.- El baloncesto es cien mil veces más rock n roll que el fútbol, da igual lo que piense el Mono Burgos. Pero en mi opinión, me temo que el deporte más rockero es el surf, que tiene su propio género musical. También se han escrito grandes canciones sobre boxeo. El skate -que no sé si es un deporte en realidad- es muy de punkear. Por último, el kárate, a pesar de los intentos de Elvis por popularizarlo, no lo veo especialmente rockero: demasiadas reglas extrañas y un uniforme horrendo.

10- ¿Héroes musicales, fijaciones, gente a la que admiras? Siempre le pregunto a las bandas por sus influencias extramusicales… esto viene a ser lo mismo.

P.R.- En cuestiones de actitud e integridad, tengo los mismos referentes musicales que todo el mundo: Johnny Cash, Paul Westerberg, Henry Rollins… En términos no-musicales, no sabría decirte, no sé mucho del Che ni de Gandhi ni de nada: admiro al pollo que inventó el lavavajillas, eso sí. Y me gustan los libros de Dave Eggers. Mogollón.

11- ¿Te consideras un escritor?

P.R.- Joder, no. Y muchos de los que sí se consideran escritores, no deberían.

12- ¿Cuál crees que es el papel de alguien como tú en el mundo musical? Últimamente he llegado a la conclusión de que los elementos de la contracultura (sé que el término es un poco añejo) a menudo se frustran porque no entienden que no va a haber una revolución en el sentido clásico: es decir, que no se van a cambiar las cosas, sino que su trabajo es como una trinchera: sirve para que no nos pasen por encima definitivamente y todo sea aún mucho peor…

P.R.- En mi juventud hice todo lo que pude por apoyar la ejem… "escena": trabajé en una tienda de discos, conseguí una sección en un periódico regional para hablar de bandas locales, escribí una columna en otro semanario, puse música en bares… todo eso se acabó. He descubierto que lo que realmente me gusta es mirar a la pared mientras escucho una antología de Bessie Smith. Y si durante el proceso auditivo, no puedo remediar que se me ocurra algo, trato de olvidarlo… escribiéndolo. A veces en el blog, a veces en la mano.

13- No sueles poner nada español, tampoco haces referencia a tu ciudad. En cierto modo, supongo, el ciber-escritor pertenece al ciber-espacio. Podría estar en cualquier lugar. Es una especie de Alias, de hombre enmascarado. Esa ausencia de raíz ¿es real? ¿es liberadora? ¿sirve para algo?

P.R.- Es intencionada. En mi cabeza soy un beatnik y vivo en la esquina de Bleecker con McDougall. Por eso me resulta muy excitante ir a la churrería de mi barrio: lo encuentro exótico.



14- ¿Qué tal todo por Cáceres, musical/artísticamente hablando?

P.R.- No tengo la menor idea, tío. Creo que ya ni siquiera es asunto mío.

15- Cinco canciones para una mañana de resaca y cinco para una noche de marcha…

P.R.- Para la resaca, casi cualquiera que evite recordarte -desde una perspectiva culpable- los excesos y desmanes cometidos. No hay nada peor que ponerse "Ain´t no sunshine" de Bill Withers o algo así, con sus constantes advertencias de que después de pasar la noche en brazos del Señor Gintonic, has de sobrevivir a la mañana pagando el inevitable precio del arrepentimiento. De hecho, acabo de recordar que la canción más asesina que conozco en ese sentido es "Sunday morning comin´ down", con el pobre Kristofferson abriendo su armario en busca de su "cleaner dirty shirt". ("su camisa menos sucia"). Por otro lado, "Margaritaville", de Jimmy Buffet, es todo lo contrario. En situaciones de carencia, ponte esa. Randy Newman también vale. Para salir a comerse los bordillos, hay millones. Casi todo el rock n roll es para eso. A mí me solivianta de manera especial una que habla de querer estar solo entre la multitud: "The Jackson Whites" de The Wildhearts, a cuyo cantante, por cierto, te pareces. Cuando la escucho, creo que es la mejor canción de todos los tiempos. Tiene un punto muy Helmet. Y luego, ya en mitad de la noche, nada funciona mejor que un buen "Sweet Virginia" berreado a pleno pulmón abrazado a tus amigos.

16- La última canción que te hizo llorar…

P.R.- "Black Captain" de Bonnie Prince Billy. No exactamente llorar, sólo gimotear un poco, así como un cofrade borracho llevando el paso.

17- ¿Cómo han cambiado tus gustos musicales con el tiempo?
P.R.- Para mal. Antes era muy feliz con mis Guns y mis Motley y mis cosas. Ahora nada parece suficiente, y todo se ha vuelto muy confuso: demasiada información, muy poco misterio. Y estoy lleno de prejuicios que no voy a poder solucionar.

18- Parece que sigues muchos programas americanos con música en directo. Supongo que están a años luz de lo de aquí, donde lo que suena sigue siendo lo de siempre…

P.R.- Es una costumbre que heredé de cuando las parabólicas caseras enfocadas al satélite Astra. De adolescente Imploré que instalaran una en mi casa y pasaba horas viendo late shows, sólo para llegar a la actuación del final. Ví cientos de actuaciones memorables, grandes descubrimientos, retornos formidables, mucho entusiasmo y mucha profesionalidad. Solía merecer la pena. Aquí, y cada día más, el binomio música - televisión es una puta mierda, como sabes.

19- ¿Somos Americanos? ¿Fuimos ingleses en algún momento?
P.R.- Yo, como si lo fuera. Inglaterra no ha calado en mí mucho más que los bizantinos o los bielorrusos. Las bandas inglesas, mayormente, sólo compiten entre ellas para ser más Joy Division que Joy Division y más Beatles que los Beatles, además de conceder una importancia exagerada a la imagen y la pose. Se les ve el plumero a kilómetros y no puedo despreciarles más.

20- A veces me parece que las cosas están demasiado compartimentadas y que quizá deberían cruzarse más. ¿Tiene sentido hablar de música si no se habla al tiempo de literatura, de pintura, de la vida, de la sociedad, del amor, del odio?

P.R.- Las canciones hablan de todo eso. Tiene sentido porque no se entiende la música sin la experiencia vital del que la interpreta y seguramente, del que la escucha.

21- ¿Para qué te sirve la música?

P.R.- Ya sabes. El día tiene 24 horas: 8 para trabajar, 8 para dormir, 8 para rockear. Me vale, por tanto, para ocupar el 33 % de mi existencia. Para no ser músico, no está mal.

22- ¿Te sientes, como “Blogger” (vaya término) de algún modo miembro de una comunidad? ¿De un grupo de gente que tiene algo en común? Al fin y al cabo, buscar ese sentido de pertenencia es una de las cosas que, clásicamente, ha llevado a la gente, por ejemplo, a montar bandas.

P.R.- Estaba más o menos orgulloso de ser "blogger" hasta que vi una foto de un pequeño festival folkie que hacen en Portland: en la entrada había un cartel -de madera, escrito a mano- en el que se leía: "no bloggers allowed" ("no se permite la entrada a bloggers"). Me pareció precioso. En la actualidad, el término remite a la invasión de blogueras de cocina, moda, decoración y otra serie de temas femeninos que nada tienen que ver con Townes Van Zandt. Yo paso.

23- Últimamente cuelgas muchos videos, pero no escribes demasiado. ¿No te apetece, ya has dicho lo que querías, crees que ya hay demasiada gente opinando o qué?



P.R.- No hay ningún secreto: cada día que pasa me siento más idiota leyendo lo que escribo. Miro lo publicado y pienso: "¿quién es este gilipollas?"

24- Yo llevo cinco años con el blog y tengo una sensación dual. Por un lado, me parece un corpus de trabajo interesante, por otro lado siento que esta ahí, en el aire, como si en cierto modo no existiera… ¿Quedará algo de esto dentro de unos años? ¿Persistirá la gente? (muchos blogs interesantes chapan en un lapso de uno o dos años)

P.R.- Mi suegro, que sí es escritor, cree que lo que no está impreso en papel no existe. Ni le hables de publicar nada online. A lo mejor ha llegado la hora de comprender que el mundo no necesita que lo que hagamos perdure ni que sea trascendente -una suerte de obsolescencia programada blogueril- y que sea precisamente esa volatilidad lo que nos mantenga alerta y hambrientos en busca de nuevos hallazgos que no estarán allí para siempre. Por otro lado, jode un poco.

25- ¿Está condenada la prensa musical en papel? Últimamente su falta de nervio y radicalidad es tangible y en muchos aspectos es más lenta, menos versátil, menos seria y más aburrida que lo que tú, yo o el de más allá podamos hacer desde casa. ¿Qué opinas?

P.R.- Creo que la prensa en papel está condenada, pero no por su falta de nervio, sino porque el Amazonas se acaba, colega. Se tiende a la publicación como objeto único, tiradas muy cortas, caras, fanzines a 14 pavos. Es así la vida. Obviamente, la tan necesaria radicalidad y renovación del género está en Internet.

26- ¿Cuáles son para ti las grandes bandas del momento, las que marcan el “tempo” generacional?

P.R.- Avett Brothers lo tienen todo. Ya lo tenían cuando giraban por bares y creo que están haciendo muy bien la transición al estrellato. En cuanto a las bandas actuales que mojan las bragas de la juventud, The Drums o The National mediante, preferiría quedarme sordo a escuchar eso. Precismente, estoy escuchando la reciente antología de R.E.M. Me impresiona la perfección de su propuesta: eran inteligentes, aventureros, cínicos y muy honestos con su background. No iban por ahí paseándose como si hubieran inventado la puta música. Mantuvieron su nivel de excelencia hasta casi el final de sus días. De "Driver 8" a "The sidewinder sleeps tonite", de "Fall on me" a "Imitation of life"… R.E.M son el epítome de la música pop bien concebida y mejor ejecutada. Ójala en el futuro existan, a su manera, más bandas como esa.

27- La crítica musical puede ser una de las castas más despreciadas que conozco (periodistas, que ya es chungo, preocupados por cosas despreciables como la música). ¿Qué opinas del gremio en España?

P.R.- No tengo una opinión determinada sobre el gremio en este país porque, sinceramente, ya no les leo. A mí me gustaba lo que hacías, lo que hacía Álvaro González, y en otro estilo, lo que debe seguir haciendo Héctor Garcia. Supongo que todavía deben quedar algunos talentos sin ahogarse en la desidia, la inercia y el formulismo que lastra la crítica musical española.

28- ¿Cuáles son tus primeros recuerdos musicales?
P.R.- Las colecciones de discos de mis tíos: "Led Zeppelin I", "Born to run", "Sticky fingers", "A love supreme"… pon eso en manos de un pre-adolescente curioso y le habrás ganado para siempre.

29- ¿Te ha traído el blog más alegrías o decepciones? A veces me parece un asunto bastante esforzado para lo que da a cambio…

P.R.- Sólo resulta decepcionante si esperas una recompensa. Yo, lo que sea que escribo, lo hago del tirón: sin pensar, sin corregir, sin editar, sin nada. No tengo ambiciones y no espero gran cosa a cambio de algo que no me ha costado esfuerzo alguno.

30- Cinco artistas nuevos a los que deberíamos escuchar…
P.R.- "Nuevo" es un término muy indefinido, pero de "ahora mismo", me gustan Mikal Cronin, Middle Brother, State Champion, The Henry Clay People y me FASCINA Mariee Sioux. Escucha "Buried in teeth", es la nueva Karen Dalton.

31- ¿Qué hay después de la muerte?

P.R.- Más cerveza, espero.

1 comentario:

ecstasyandwine dijo...

ahora leo la entrevista (porque tiene buena pinta, y también el blog) aunque al principio pensé que hablabas de este blog/web que es una puta encicopledia de los sonidos power poperos/pun y revival mod http://playitloudblog.blogspot.com/

un saludo